jueves, 2 de junio de 2011

Separada del pueblo


Alguien me rogaba, es más, me exigía, que publicase algo nuevo sobre la ley antifumadores y sus secuelas en España. No es que haya dejado este blog abandonado, es que el abandono al que hemos llegado en "Estepaís" por nuestro Gobierno inútil es de tal calibre que, ¿quién se preocupa ahora por el problema del tabaco?

Sin embargo, aunque tengamos a más de 5 millones de parados y a gente buscando algo que comer en los contenedores de basura, los empresarios de hostelería siguen teniendo pérdidas o cerrando sus negocios y, si ha caído la venta de tabaco, no es sólo por su desmesurado precio, sino porque más de un 20% de los españoles no tiene dinero ni para comer ¿Hablamos del tabaco?

Dice ahora la ministra Pajín (ministra de Sanidad que no sabe qué es una aspirina) que el efecto de la ley ha sido "muy positivo" y, por lo tanto, aunque el pueblo se muera de hambre, para que no muera fumando, piensa subir al DOBLE el precio de la cajetilla. De esta forma, una cajetilla que ahora compramos por 4 € se venderá por 8 € !!! (unos $12 USD). Una cajetilla de papel llena con 20 cigarrillos de 1 gr de tabaco secado y picado costará más que un almuerzo. El cartón (paquete de 10 cajetillas) costará 80 €, es decir, el dinero suficiente para que coma una familia media durante 10 días (o más); el 10% del sueldo de cualquier trabajador. Debería pensar el Gobierno, ANTES, en duplicar nuestros sueldos para que se asemejasen a los del resto de Europa.

Mejor morir fumando que no de hambre. Yo fumo desde hace 35 años y mi salud no se ha resentido en absoluto. Ahora sí tengo miedo de no cobrar el mes que viene; eso me llevaría a la indigencia, a vivir en la calle con la mano puesta pidiendo por caridad unos céntimos para comer.